miércoles, 11 de marzo de 2015

Se trata de la historia de un can llamado Tommy quien acude todos los días a la iglesia de Santa Maria Assunta en Brindisi, Italia, esto después de que su ama, María, quien asistía a ese templo falleciera. 

La historia fue dada a conocer por el periódico “Il Messaggero”, de Italia.

Desde hace dos meses que María falleció, Tommy no ha dejado de asistir a las misas a las que recurrentemente asistía su dueña. Solo basta con que el sabueso escuche el repicar de las campanas para que corra a la iglesia. 

Desde entonces hasta ahora, Tomy espera paciente su regreso. Unas veces dormido, otras simplemente en silencio.
Cuando termina la misa y su dueña no aparece Tommy se pone triste

La última vez que María asistió a esa Iglesia fue en su misa de cuerpo presente, cuándo por primera vez en muchos tiempo se le dejo entrar a Tommy quien en todo momento estuvo a un lado del ataúd de María. 

Tommy es un pastor alemán de 12 años, María era una mujer de 57 años que vivía con cuatro canes, todos los perros callejeros que ella rescataba. 

De sus cuatro amigos, solo Tommy era quien siempre acompañaba a María, la seguía de un lado a otro, cuando ella hacia las compras la esperaba, la acompañaba al templo pero jamás había entrado a misa hasta el funeral cuando el sacerdote permitió al amigo fiel acompañar a María en su último momento. 

Desde la muerte de María, el amigo fiel, Tommy, ha acudido cada día al santuario y se pone justo en el lugar en el que estuvo el ataúd de María, repitiendo el ritual con el que despidió a su amiga, además también acude a funerales que se llevan a cabo en esa iglesia. 

Tommy es conocido por el amor que aun le profesa a María, y por ello los habitantes de Brindisi, lo alimentan e incluso juegan con él. 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!